miércoles, 8 de junio de 2005

Racismo en Chile: una experiencia personal




Cuando yo nací (de eso hace ya muchos años y más de los que quisiera) me correspondió en suerte llegar a una familia de esas que como tantas del centro-sur de Chile surgieron en medio de la interminable guerra de Arauco. Al pasar el tiempo y conocer otras realidades me ha parecido bien llamarlas "gente de frontera"; similares a otras de diferentes lugares del mundo en donde se producen encuentros entre culturas y por consiguiente con aportes étnicos de todo tipo, las nuestras han ido acopiando desde tiempos de la Conquista toda clase de procedencias, teniendo como base la matriz de nuestra "mujer de la tierra" original.

En toda "familia bien" que se respete, de esas con árbol genealógico incluido, se menciona como curiosidad estos aportes de familias nativas a la propia (¿recuerda a La Quintrala, nieta de Doña Elvira, Cacica de Talagante, casada con el carpintero judío-alemán Bartolomé Blumen (Flores), antepasados de los Larraín.? O el no tan conocido origen incásico del presidente don Jorge Alessandri Rodríguez por ejemplo.

Con más mesura se menciona por allí en los libros de los estudiosos del tema algún antecedente africano en las familias, como los casos de algunos de los hombres de esa procedencia que venían con Don Pedro de Valdivia; mal que mal fueron conquistadores también "a pesar de ser negros".

Por allí comenzó mal la cosa, pues una cosa es ser indio y otra muy distinta negro según esta visión racista de la historia.

Como le sucedió a todas nuestras sociedades americanas (¿o será "suciedades"? al principio nuestras familias chilenas fueron más o menos "aindiadas" como se dice por ahí y luego como por arte de magia al pasar el tiempo poco a poco se fueron blanqueando (o tratando de blanquearse) por medio de aceptar con beneplácito el ir mezclándose con los más bien escasos extranjeros que se avecindaban en Chile por pequeñas oleadas (los que inmediatamente pasaban a engrosar a las familias bien), en comparación al tsunami de los más de seis millones de extranjeros llegados a Argentina por ejemplo y que se instalaron como pudieron allí en los conventillos; o en tiempos más modernos tiñendose como los taxis... con el clásico "¡Ay niña, si yo era rubiecita cuando niña, ahora sólo me hago unos rayitos!".

Por aquí por nuestras tierras, después de andaluces, castellanos, gallegos, asturianos, otros peninsulares varios y alguno que otro griego como los hermanos Candia (muchos de ellos de familias de conversos sefaraditas), aparecieron los franceses del siglo XVIII y su comercio contrabandista, que trajo desde Saint Malo vía Las Malvinas que era su fondeadero en el Sur Atlántico hasta el antiguo Concepción (actual Penco) y luego al Maule (Chanco, Constitución, Curanipe y otros) a todos los patriarcas de muchas de las familias chilenas tradicionales L´Hotellier (Letelieres), D´Espinasse (Espinosas), Jacques (Jaque), Betancourt y muchos otros que el alzheimer no me permite recordar... ¡Ah, ya me acordé de uno!: Pinochet... Guillaume Pinochet quien casó con Doña Úrsula de la Vega y Montero y quien descendía por los Zúñiga-Arista de doña Candia (no habrá sido por rubia) nieta en común de los conquistadores Juan Jufré de Loaysa y el terrible Francisco de Aguirre quien tuvo a lo menos cincuenta hijos con las naturales y quienes se dedicaron a plantar las primeras viñas chilenas, hacer astilleros de faluchos en Constitución y a fundar ciudades y pueblos en Chile y Argentina, mientras como entretenimiento despanzurraba don Francisco a gente india indefensa en sus ratos libres; se ve de dónde le vinieron los ímpetus a alguno por allí.

Mi abuela me contaba de niño que: "Nuestro antepasado era un pirata que venía con su barco desde Francia"; se refería a algunos de nuestros antepasados comunes a muchos de los de aquí ("de capitán a paje") como Guillaume y a D´Espinasse; al pasar del tiempo me ha parecido que este "Pin" inicial se repite en los apellidos de origen judío como Pin-cas, Pin-to, Pin-zón, Pin-cheira, Pin-o (críptica judía se llamaría a la manera de disfrazar los apellidos para reconocerse entre ellos luego de su expulsión de España, "del nunca olvidado Sefarad") anoten "arios puros"... lo mismo sucedería con los Espinosas que fueron una familia de banqueros peninsulares que financió algunas de las empresas de la Conquista.

Como dato anecdótico le cuento que la gran mayoría de nuestros arzobispos tienen como origen a familias sefaraditas de antiguos conversos, al igual que nuestro primer Cardenal Don José María Caro.

Junto al padre Samuel Jofré Rojas (q.e.p.d.), historiador y genealogista (descendiente de Jufré de Loaysa también, pero de las ramas nortinas) viajando por los cerros de la zona, él diciendo misa y yo conduciendo su camioneta, viajamos innumerables veces en nuestra mente a los tiempos idos y sus actores mientras recorríamos los caminos rojos de la región, llenos nuestros ojos de sol y de "hidalgos de lanza en astillero, adarga antigua y galgo corredor..." y estampitas de santitos para regalar en los bolsillos.

Luego de los franceses, por nuestras tierras llegaron los irlandeses y los ingleses que venían desde Liverpool; en los alrededores de mi pueblo es muy común ver a sus tataranietos con apellidos Vega, Leal o Suazo ignorantes de su origen. Nacidos del vigor eugenésico acumulado en larga travesía marítima, en criollos vientres se fraguó su pelo rojo y ojos azules al bajar sus antepasados enardecidos de los barcos; hoy por hoy no cuestionan en absoluto el abandono en que los ha sumido la ignorancia y la pobreza, ni el olvido en que viven salvo recordarlos para el acarreo en la elección del sinvergüenza de turno que les sonríe desde la pancarta política y que les pagará con la canasta familiar, una garrafa de vino y el puesto en la municipalidad para alguno de sus hijos por su lealtad.

También entre los que llegaron se cuentan italianos , franceses y algún alemán; los que pese a su oscuro origen paleando carbón o lo que fuera, en un par de generaciones se han encumbrado al top de la sociedad local, creando al igual que en el Macondo de García Márquez clubes cerrados de color de piel, voz engolada y repartija de los escasos puestos públicos del mercado estatal o bancario.

Para los árabes quedó la tienda y difícil se les acepte totalmente alguna vez, pues siempre serán muy oscuros para el gusto social. Últimamente se ven por acá algunos coyas que vendiendo sus ropas artesanales se hacen pasar por ecuatorianos para evitar la segregación de ser peruanos o bolivianos.

Dentro del mercado racial de nuestra chilena "sociedad", mientras más blanco sea usted mayores posibilidades tendrá de ubicarse; si usted agrega un apellido italiano o inglés, entonces el asunto se torna interesante y si usted puede ostentar un apellido alemán todo puede caminar sobre ruedas para usted y familia; cada dos por tres escucho por allí: "es alemán", "es alemancito" o "va a mejorar la raza" al casarse con alguna de "las nuestras".
Le sugiero revisar una de esas revistas con boludeces sociales y examinarlas bajo este prisma.

Mi propia experiencia
Por eso del atavismo (vuelta a los antepasados) debido a la excesiva endogamia de mi familia, o quizás porque mis parientes venidos desde San Juan, Argentina a mediados del siglo XIX huyendo de las revoluciones en caravanas de mulas junto a sus mujeres y niños, eran unos gigantes de antigua raza mora o quizás porque mi madre en verdad era hija del "turco" que luego volvió a Belén y de una que decían era su tía muerta en Chillán para el terremoto del ´39 o tal vez por que una de mis tatarabuelas era india o por todo a la vez al igual que en el fantástico Macondo, pese a que mis hermanos son blancos como sevillanos o italianos (de niños muy del gusto popular: "Salieron blanquitos...."), yo salí "morenito"; cuando digo "morenito" es "negrito" sin más ni más.

A pesar que nunca pude darme cuenta de que hubiese algo raro conmigo al mirar a través de mis ojos, los que me rodeaban de poco se encargaron de hacerme notar que algo no estaba bien conmigo; a eso de los siete años más o menos a un compañerito de la escuela le parecía que era yo "café con leche", aunque si bien recuerdo sólo era un comentario inocente sin ninguna otra intención.

Cuando llegué a eso de los diez, resultó que en el colegio en donde estaba en ese tiempo había un par que me hicieron la vida imposible al respecto, eran unos verdaderos racistas mis dos condiscípulos, no sólo me perseguían a sol y a sombra con sus sobrenombres, sino que uno de ellos me agredía golpeándome cuando podía, aprovechándose que me doblaba en peso y me sobrepasaba en altura, ayudado por el otro. Llegó a tanto su fobia que se dedicaron a propagar toda clase de invenciones sobre mi pequeña vida personal y escolar entre nuestros compañeros, sin que nadie pusiera coto a la persecución que se prolongó por cinco años; hoy por hoy uno de ellos se dedica a matasanos en un pueblo de la región.

En el Chile de esos años, recién con televisión en ciernes, no globalizado, ni se soñaba con internet todavía; alguien con todos esos rulitos y de mis características, debía ser africano sin duda.

Al pasar del tiempo y expandirse las comunicaciones en Chile y aumentar el acervo cultural popular chileno, en varias oportunidades me han dicho: "Turco de mierda", o "El iraquí" en Buenos Aires y cuando trabajaba en el barrio judío nadie dudó que era un sefaradita más. Si viajo a USA seguro que me discriminan los del FBI por "cara de terrorista" (¡Y vosnia?)

Al ir errante por diversas ciudades, más de alguno de mis supuestos amigos cercanos, al hacerles notar que me gusta el whisky después de los asados en las fiestas familiares:

A él le va a gustar el whisky" dicho con sorna (por negro) o "Él se va a comprar un Mercedes" por ejemplo; todo dicho en mi cara y sin tapujos; "Somos tus amigos, pero eres negro, no se te olvide nunca" es el mensaje implícito. Mi propio hermano: (Un galán entre las minas) me ha dicho medio encopado: "¡Negro curiche!" Por mi parte estoy acostumbrado, así es que no me hace mella; en otros lugares era un "negro de mierda" y a los más "un negro fino", he asumido que para el común de la gente no soy igual a ellos y nunca lo seré (es su problema, no el mío)

Conocí hace algunos años a un líder de un grupo calificado como sectario (hoy de setenta y tantos años), a quien su padre miembro de la "Sociedad de Santiago" le pidió que caminara por la vereda del frente cuando salieran a la calle, pues era muy negro para ir a su lado. Al pasar de los años terminó como devoto de un "maestro" hindú, se buscó por su cuenta un padre como él, bien negrito.

Al conocer de cerca otras culturas, sucede lo mismo en Perú, en Bolivia y en Chile; ¡¡vuelta aquí nuevamente pero desde afuera!!...

Si usted se pasea por el Paseo Ahumada nunca diría que la gente que camina por la calle es de raza blanca, si mira a los carabineros tampoco, para el ojo acostumbrado a los europeos, sin duda el pueblo mapuche está plenamente presente entre nosotros en todos lados: en el vendedor de diario, la señora pescadera y la comadre Inés; pero si usted les dice que tiene cara de mapuche se ofenderán sin duda, también se ve de repente a los descendientes de los antiguos y negados africanos. Alguna vez un periodista extranjero le preguntó al Chino Ríos si tenía ancestro aborigen y el le habría contestado muy ofendido:

"¿Te pregunto yo si eres un hijo de puta?" En todas las culturas mestizas se divide a la gente por colores y grados de color, en Perú existe todo un abanico para encasillar a su población; en Bolivia lo mismo y sigue la calesita del delirio...(el carrusel)

Juan Contreras Bustos

08.06.05


(Segunda parte)

Investigando el tema "sectas destructivas" he podido darme cuenta que el racismo así como lo conocemos no tendría un origen muy antiguo, sólo habría aparecido hace un par de cientos de años, copio a continuación un texto que forma parte de un libro sobre sectas que tengo en proceso:

Sobre los Arios (los Vrishnis)

"A mi juicio en toda esta miseria humana se pueden encontrar las mismas constantes: gente ignorante con poder económico, con una fuerte inseguridad racial (blancos en tierra de negros; cuyo único valor agregado fue llegar de Europa en algún momento y ser blancos, un gran producto en todas las colonias del mundo); quienes aprovechando el arquetipo racial del Conquistador se instalaron en las cúpulas criollas y las desplazaron; renegando de su origen en los guettos y por hiper- compensación hicieron suyas las teorías racistas europeas, las que surgieron en pueblos desmenbrados y en disolución como la Alemania que permitió la subida meteórica- según algunos- de un don nadie como Hitler, hasta llevarlo a la cúspide del poder.

La problemática de los grupos neo-nazis y de ultraderecha a mi modo de ver sólo se puede entender si se conoce el sistema de creencias que sustenta a los gurúes de estos movimientos, dicho sistema dice que:

*Alguna vez vinieron seres desde otros mundos y tuvieron descendientes en nuestro planeta.

*Estos descendientes son auténticamente humanos, los otros son sub-humanos o lisa y llanamente animales.

*Los descendientes actuales más puros son "la raza blanca aria".

*La "Ley del Comer", en la naturaleza todo se come a todo; el pez grande se come al chico, ¿por qué usted se come a una gallina, o a un cerdo o a una vaca?

Respuesta: porque son más tontos que usted, porque tienen menos cerebro, porque son menos conscientes, porque son animales.

*¿Ha podido darse cuenta usted, que entre un hombre y otro, puede haber tanta diferencia como la que hay entre un hombre y una vaca?...mírelos como viven, mire su suciedad, sus costumbres, su idioma bárbaro...mírelos que negros que son y que feos, cuan hermosa es la gente blanca...¿le parece?...
obviamente son animales, sino serían como nosotros...

*¿Recuerdas lo que has sufrido en tu vida social...ellos no te entienden?, seguramente eres un águila, míralos como viven, son igual a las gallinas; obviamente un águila ha puesto su huevo en un nido equivocado...las águilas comen gallinas...no sientas remordimiento por eso...es tu naturaleza...deja que cada cual viva con sus iguales, tú ven con nosotros...estamos hechos para la altura, para volar, conócenos y vuela con nosotros, dominamos la "divina ciencia del vuelo..."

*Somos descendientes de los arios, venidos desde el Norte...ellos eran guerreros poderosos...rubios y de ojos azules...los arios venían de la India...fueron los creadores de la cultura humana...allí vivieron los dioses, que viajaban en sus naves voladoras...y hablaban el idioma perfecto, la lengua sagrada...el sánscrito...ellos tenían las castas...los brahmines, los kshatryas, los vaisyas, los sudras y los parias...obviamente los parias eran los más negros...la raza dravídica...la anterior a que llegaran los visitantes...

*¿Se ha dado cuenta usted que siempre lo bueno es escaso?, mire, aquí son todos negros y nosotros los menos somos blancos (en América, en España, en Italia es lo mismo); el oro es escaso y el barro abundante, nosotros somos oro y barro los negros.

*Podría seguir así por muchas páginas más con este razonamiento, ¿razonamiento o auto-convencimiento?

Una explicación diferente a estas leyendas:

Los Arios

*El Mahabharata, la epopeya épica hindú efectivamente cuenta historias que dicen algo parecido a lo que usted acaba de leer; pero también lo dicen otras tantas Tradiciones de diferentes pueblos del mundo, incluida la Biblia Hebrea.

*El Mahabharata, nos cuenta que Krishna (El Negro) el último de los Vrishnis era negro, o por lo menos azul; así que de acuerdo a esto los más puros descendientes de los visitantes intergalácticos o interplanetarios serían los negros, por ejemplo los zulúes ¿o serán a-zulúes?; ¿recuerda que los reyes tienen o son de sangre azul...le suena?, así es que los más puros Arios serían los negros de África de acuerdo a lo que nos relata la Tradición de la India.

Estos visitantes eran de la Raza de los Vrishnis y cuando fueron vencidos por las fuerzas de la oscuridad y los sobrevivientes se fueron, comenzó el Kali -Yuga...o sea cuando los negros dejaron de gobernar sabiamente, el mundo entró en la Oscura Edad del Hierro...donde gobiernan los blancos, su explotación, su desastre ecológico, sus máquinas de hierro y todas sus miserias....para mí es claro quienes son los buenos y quienes los malos...¿está de acuerdo conmigo? ¿Se ha preguntado la verdadera razón del odio visceral a los negros de acuerdo a esta tesis?

Ciencia

*Biológicamente todos los hombres somos iguales, dependiendo de nuestra ubicación en el planeta hemos desarrollado algunas características que nos permiten sobrevivir mejor; los hombres del Norte tiene los ojos azules al igual que sus perros de nieve; los hombres del desierto tienen cara de camello igual que sus camellos; y algunos franceses son como sus caballos percherones, sino mire a Gerard Depardieu....la diferencia entre un hombre y otro depende de su "impronta" y eso es cultural; por lo que si hay hombres que nos parecen casi animales por su comportamiento, probablemente sea porque su medio no le ha dado las posibilidades para llevar sus potencialidades al máximo, o bien puede ser que nuestros prejuicios y nuestra propia "impronta" no nos permitan ver que su humanidad consiste en otra manera igual de válida de encarar la realidad.

*Cuando los chinos conocieron a los primeros hombres blancos, ellos los llamaron los demonios de ojos azules; no podían entender cómo existían seres tan horrendos como esos. Nada como un hermoso chino de ojos rasgados, piel olivácea y una negra y lustrosa coleta. Seguramente a usted le parecerá lo mismo, ¿o no? . Además les parecía que esos demonios vivían y tenían costumbres de animales, eran bárbaros.

Experiencia real

*Si los hombres fuésemos gallinas o águilas, hechos para volar, tendríamos plumas; como tenemos pies, seguramente debemos caminar y tener los pies en la tierra, eso es de perogrullo.....¿quién les enseño la divina ciencia del vuelo a estos seres,: ¿sería un águila, una gallina o Dios mismo?..les propongo ¡oh! maestros en la ciencia divina del vuelo que prueben su destreza...VOLANDO...así sin lugar a dudas probarán su maestría...y bien provistos de experiencia real podrán entonces enseñar a sus alumnos.

Experiencia cercana

*Es probable que seas o sean rubios y de los ojos azules; pero te pregunto: ¿cómo llegaron tus antepasados hasta aquí?...¿luchando por la fuerza de su brazo (suponiendo que destripar gente fuera lo correcto)...o escapando de la miseria y de su fracaso en su rubia y aria Europa natal?... ¿en las bodegas de los barcos viniendo a América para no sucumbir de hambre en Suecia, Alemania o en Italia?...es probable que hayan habido grandes guerreros en Europa y en la India...pero NO fueron tus antepasados, tus abuelos eran sudras o parias, seguramente sufrieron la injusticia que soportaban/an los más desposeídos en todo lugar del mundo. El hombre es hombre en cualquier parte, nace, vive, sufre, muere y se pudre...todos los hombres iguales...¿entiendes?...negros y blancos...somos hermanos...despierta...

Relativismo

*Es cierto el oro es escaso...pero ¿el oro se come?...no tiene un valor real...es sólo porque le das valor...es un metal como cualquier otro...te sugiero que vayas a Suecia o a Noruega, está lleno de nórdicos, están en su lugar de origen en la nieve, igual que los perros huskyes,...son todos rubios, todos de ojos azules...como las cucarachas de los subterráneos...son blancas...porque no hay luz...

*En donde hay mucho sol la gente es más oscura, en África son todos negros, como los Vrishnis, que habrían venído de Venus, que está cerca del Sol...ellos eran Arios Puros...no lo olvides...seguramente ahora mirarás a tu jardinero y a su familia con otros ojos...es probable que sea un descendiente directo de Krishna…o de alguno de los de su pueblo…

(fin de la explicación diferente)

A mi juicio, para comprender la problemática de los grupos conservadores, racistas, filo-nazis, sectas diversas y otros; hay que situar el problema en su origen, en el hombre y su esfera cognitiva primera:

¿Qué es el hombre, cómo "construye la realidad", en base a qué parámetros lo hace, cuantos parámetros posibles hay, cuales son los "procesadores biológicos" con los que la "construye", es posible "configurar" a estos "procesadores cerebrales" o eso ya se definió en la niñez, es posible la "re-configuración",.. cual es el lenguaje común entre los hombres..., tiene un "centro de gravedad correcto" la percepción, cual es...,quién es usted...,cómo sabe usted que es usted...pregúntese quién soy...,quién soy el que escribe lo que usted lee ahora...puede verme o sólo proyectarme...existe la realidad...o hay tantas realidades como seres perceptores hay…cual es el patrón que nos une a todos los seres perceptores...lo hay?

Vivimos en "sistemas emocionales de creencias", las cuales son racionalizadas por el "hombre-social", el "hombre-lenguaje"; pero lo importante es que existen "sistemas de creencias" que son vividos "automáticamente"; en verdad después se justifican solos...nos han contado una historia del mundo...a otros otra...¿cual es la historia que al fin nos unirá en una sola Humanidad...?...¿qué historia le contaron a usted...?"
-------------------------------------------------------

0 COMENTARIO:

.
"Quisiera felicitar al Sr. Juan Contreras Bustos, por su artículo acerca del racismo chileno. No soy experto en el terreno de la genética ni de la antropología, pero sí en los aspectos culturales, la filosofía y la filología. Por eso es que me llama la atención su fino y ágil estilo, que apunta con ironía, profundidad e inteligencia a la problemática a que me refiero. Pocas veces tiene uno la posibilidad de leer artículos así. Confieso que me recuerda mucho la agilidad y la clase de los escritos de Ortega y Gasset o de los grandes ensayistas del periodismo clásico español.

Nicolás Vega
Profesor de Filosofía y Vicerrector de la Universidad de Chile, Sede Osorno (hasta el 12.09.73) -Docente de Literatura e Historia Social de A. Latina, de las Universidades de Göttingen y Bremen
(Comentario en Granvalparaíso)"


17 DE JUNIO DE 2005 15:45 A:M:

No hay comentarios: